Acerca de mí

Mi foto
Mexicali, Baja California, Mexico
Historiador por la Universidad de Guadalajara y El Colegio de Michoacán, con un breve momento oscuro en El Colegio de la Frontera Norte. Nacido en Durango, criado y creado entre Ensenada, Ameca y Guadalajara, y ahora radico en Mexicali: es decir un jalisquillo fronterizo de origen duranguense, pero no bailo pasito duranguense (mucho menos tribal).

Lo que leo

Miguel León-Portilla, Independencia, Reforma, Revolución ¿y los indios qué?, ciudad de México, Conaculta / UNAM, 2011. [¿Me atreveré? Sigo sin atreverme, lo más probable que sea un mal rato...]

martes, 15 de septiembre de 2009

"Reconsideración" ante el SNIfff

En primer lugar quisiera notar que mi percepción es que no se cumplió el punto 5.2 de la convocatoria que dice “Las Comisiones Dictaminadoras revisarán las solicitudes que deben contener la información curricular completa, así como la documentación probatoria”. Ya que lo escueto de los fundamentos y recomendaciones por las cuales No se me acepta ingresar al Sistema Nacional de Investigadores indican un ejercicio técnico de palomeo de formatos. Como yo mismo anoté en mi solicitud en Consideraciones “Debido a la recomendación de hacer énfasis en la producción generada en los tres años inmediatos anteriores a la fecha de la solicitud, quedaron fuera mis tres publicaciones mayores (libros). Por otra parte, debido a que dos capítulos salieron en diciembre de 2005 me permití incluirlos como parte de la producción 2006-2008. Además no supe si incluir un ejemplar de la tesis doctoral como parte de la producción académica”. Es por ello que me concentré en lo producido en ese periodo e incluso excluí lo que estaba en prensa, ya que no me pareció apropiado incluirlo, pensando que lo incluido más la trayectoria eran suficientes. Por ejemplo: “De pueblo de misión a rancho frontereño: historia de la tenencia de la tierra en el norte de la Baja California, 1769-1861”, en Estudios fronterizos, núm. 19, enero-junio de 2009, pp. 119-156. ISSN: 0187-697X.

El que se me excluya y discrimine bajo la recomendación “Incrementar sus publicaciones en revistas de calidad internacional y arbitraje estricto”, solo me reafirma que no se evaluó mi solicitud en su integridad, incluyendo mi currículum vitae anexo, ya que no sólo he publicado tres libros (Colef-1998, UABC-1999 y ICBC-2005), sino que también publiqué artículos en revistas arbitradas como en Colonial Latin American Historical Review, vol. 8, núm. 2, spring 1999, pp. 185-206 (ISSN: 1063-5769); en Pacific Coast Archaeological Society Quaterly, Otoño de 2001 (publicado en 2005), vol. 37, núm. 4, pp. 11-15 (ISSN: 0552-7252), y en Estudios fronterizos, nueva época, vol. 5, núm. 10, julio-diciembre de 2004 (publicado en 2005), pp. 117-134 (ISSN: 0187-697X).

Pero además, en mi solicitud incluí seis capítulos de libros publicados entre 2006 y 2008, lo que me parece que debió haberse tomado en cuenta, ya que no es un asunto menor publicar con instituciones y colegas como El Colegio de la Frontera Norte, la Escuela Nacional de Antropología e Historia y la Universidad Autónoma de Baja California. Ahora si este tipo de publicaciones no cuentan para una solicitud de Nuevo Ingreso al Sistema Nacional de Investigadores, pues entonces deben hacerlo notar claramente en las convocatorias, ya que la práctica e implementación de normas no escritas pueden ser tipificadas como un acto discriminatorio y no necesariamente de los pares, sino de la burocracia.

Además en el “periodo” estuve realizando mi doctorado entre 2005 y 2009, por lo cual, al final decidí incluí en la solicitud un ejemplar de la tesis doctoral como muestra del trabajo académico realizado en este tiempo (Poblamiento e identidades en el área central de las Californias, 1769-1870, 627 págs.). A lo que hay que enfatizar que en el Doctorado en Ciencias Sociales tutorial del Colegio de Michoacán, dentro del PNPC del propio Conacyt (Nivel Internacional), pertenecía a la promoción 2005-2010, pero debido a mi trabajo, de mi directora y de mis sinodales logré terminar un año antes de lo establecido como eficiencia terminar de dicho programa que es de cinco años, por lo cual al titularme el 6 de febrero de 2009 lo hice un año antes de lo esperado, es decir en cuatro años. Es así que mi concentración estaba en la obtención de ese grado para aspirar al Sistema Nacional de Investigadores, bajo el supuesto que mi trayectoria era suficiente y sólo necesitaba el grado para realizar esa aspiración, pero creo que mi ingenuidad es del tamaño de mi decepción.

Por último, me parece que en los casos de Nuevos Ingresos no se debe aplicar esta práctica limitante de la producción de los tres últimos años, ya que lo que se debe evaluar por los pares, y no desde un escritorio, es la trayectoria integral del académico que aspira al Sistema Nacional de Investigadores, no sólo en “publicaciones en revistas de calidad internacional y arbitraje estricto”, que además no se especifica qué significa eso, ya que si eso es publicar en Estados Unidos o Europa, pues desde hace años mejor me hubiera ido a esas regiones con base en las múltiples invitaciones que se me han ofrecido y que he rechazado. Uno busca equilibrar su trayectoria con publicaciones, difusión, formación de nuevas generaciones, docencia y gestión académico-administrativa en nuestras regiones, para que todo sea tirado a la basura y te hagan pasar por un rasero prefabricado por quién sabe quién, y ya no entremos en las evidentes anomalías de designaciones improcedentes con base en la simulación, que esas si pasan los “filtros”.