Acerca de mí

Mi foto
Mexicali, Baja California, Mexico
Historiador por la Universidad de Guadalajara y El Colegio de Michoacán, con un breve momento oscuro en El Colegio de la Frontera Norte. Nacido en Durango, criado y creado entre Ensenada, Ameca y Guadalajara, y ahora radico en Mexicali: es decir un jalisquillo fronterizo de origen duranguense, pero no bailo pasito duranguense (mucho menos tribal).

Lo que leo

Miguel León-Portilla, Independencia, Reforma, Revolución ¿y los indios qué?, ciudad de México, Conaculta / UNAM, 2011. [¿Me atreveré? Sigo sin atreverme, lo más probable que sea un mal rato...]

jueves, 29 de enero de 2009

Sobre fechas históricas...

El próximo viernes 6 de febrero de 2009 a partir de las 10:00 horas (hora del "centro" mexicano) iniciará la defensa de la tesis doctoral en la ciudad de Zamora, Michoacán, en El Colegio de Michoacán. Espero sentir todas sus buenas vibras en esos momentos, que ya después les platicaré cómo estuvo. Norma ya me amenazó de que no me vaya a poner nervioso, espero cumplir sus indicaciones, en fin...

domingo, 25 de enero de 2009

Ellos ya lo dijeron...

"Los historiadores pueden elegir su materia de estudio a partir de cualquier dominio de la experiencia humana. [...] Sin embargo, a los historiadores siempre les ha preocupado describir sus objetos de estudio bajo el aspecto del cambio, bajo el mandato del tiempo. [...] En el tapiz que teje el historiador, la urdimbre es la dinámica diacrónica, y la trama las relaciones sincrónicas" [y yo añadiría que la técnica de tejido es el análisis histórico y el tapiz su producto académico: un libro-gobelino]
  • Carl E. Schorske, Pensar con la historia. Ensayos sobre la transición a la modernidad, Madrid, Taurus, 2001, pp. 356-358.

martes, 20 de enero de 2009

Tijuana la horrible, aún con la Gandhi...

Este fin de semana decidí visitar a la hermana república de Tijuana, tanto por extrañar a mis queridos amigo, por desgracia sólo tuve tiempo de procurar a algunos, pero además por que quería ir de compras en mis tiendas favoritas... Así, con toda la ilusión de un pueblerino mexicalense (upsss), me dirigí a la cosmopólita ciudad fronteriza (ombligo del mundo según Navalón & company), y pues después de un trayecto tranquilo ingreso a la zona urbana, y resulta que veo unas torres-escultura a la entrada, por la zona de las fábricas, y me decía dónde he visto algo parecido, pues nombre!!!!, pues las Torres de Satélite... Si las esculturas emblemáticas de Mathias Goeritz y Luis Barragán... No pues otro ejemplo de comopolitismo ranchero al estilo foxista, como el arco de la Revolución, compias kitch de otros símbolos arquitectónicos, no pues sí, se nota que Tijuana es el centro de la vanguardia artística contemporánea!!!!
Después pues me voy hacia mi casita de campo en la Pequeña Sinaloa (Villa Fontana, el este tijuanense), y pues el tráfico, las grandes obras para grandes baches, tanquetas, carros incendiados en la Terán, tráfico, patrullas y policías encañonando a dos muchachos por la Cucapá, obstruyendo todo un sentido de la avenida, mientras que los "civiles" sin saber qué hacer, en medio de la evidente torpeza policiaca, y más embotellamiento, carros, tráfico desesperado por llegar a un lugar seguro, y los pasajeros del camión con un gris en las facciones y en el alma... Como no hay restaurantes decentes por esas tierras, cenamos en un Burger King, y me dieron una orden para niño, y así me fui a mi casa a dormir y platicar con mi hermano el Miguel, y al llegar patrullas y bomberas a media cuadra de mi casa, y Norma me decía que mejor nos fuéramos, "pero yo voy a mi casa" decía, y ella, "qué no ves, algo pasó", en fin, llegué y pues alguien se estrelló en una calle estrecha por ir a alta velocidad (prisa, prepotencia o crímen organizado, me pregunto cuál es la diferencia?)
A la mañana siguiente me levanto temprano, si, temprano, ya que no había nada que comer en la casa, me traslado hasta Plaza Río, al Samborns, ya saboreaba el buffet de desayunos que siempre me ha gustado (si a mi me gusta), tanto en Mexicali, como en Zacatecas, Durango, Guadalajara e incluso en Mérida, y pues me quedé parado viendo la porquería de "platillos", terminando por ordenar unos huevos rancheros, pero el hambre era mucha... Todo estaba mal, nada funcionaba como yo recordaba de mis días en Tijuana, luego me compré unos lentes, iba mejorando; resolví un asunto bancario, mejor; llegué a Mixup, y todo se fue aclarando, encontré los dvd y cds que buscaba, y otros: Linkin Park, perfecto; el nuevo cd de Pink, So What!!!!!!!!!!!, mejor; dos cds de Rosario que no tenía, se me llenaron los ojos de aguita.... Con mis compras me fuí al Starbusk, capuccino y panqueque, a punto de la lágrima mientras reviso mis compras... Nada podía estropear mi día, seguía mi visita a la librería Gandhi...
Camino por la calle rumbo a la línea, el día soleado, tráfico no muy molesto, contemplo unos momentos el adefecio del Cubo, y seguí, nada podía arruinar mi día, en la Pequeña Sinaloa me esperaban unos amigos para comer, sigo caminando, veo los nuevos adefecios de las torres setenteras cerca de la línea... Gustos de ricos nuevos y rancheros, no da para más, cosmopolitismo aldeano... Llego a la Gandhi, me preparo para dejar mis compras en los anaqueles con llave que tienen en Guadalajara y el DF, y nada, me dicen que puedo pasar con mis bolsas, entro, se me hace chico, bastante chico, me ubico, a la entrada están las novedades, después lo que vale la pena... "Le podemos ayudar", me preguntan, la sección de Historia, off course, llego, todo se ve pequeño, escaso, reviso en menos de cinco minutos la "sección", un libro: Peter Burke, Qué es la Historia cultural, la edición en castellano... Sigo buscando, nada, nada... Paso a Antropología, me asusto, cuatro o cinco libros... Más deprisa, Sociología, de dar lástima... Empiezo a ver a mi alrededor, muchos clientes "viendo" estantes, muchos empleados dispuestos a ayudarte... Me pregunto, ayudarme a qué????? Varias veces se me acercan, cada vez es más evidente mi desepción... Pago y me voy...
Ya no salí de mi barrio en la Pequeña Sinaloa, me pregunto por qué quería regresar a Tijuana, en realidad me dí cuenta que era un constructo, un imaginario que nunca existió, salvo en mi mente y en la de algunos... Ahora ya sólo veo lo horrible que es y lo poco que ofrece en realidad...

viernes, 9 de enero de 2009

Los californios como "white".

Dentro de la incipiente historia de las identidades regionales destaca la construcción de la identidad de los californios (antiguos habitantes de la Alta California desde la época colonial y que no debe traducirse como "mexicano"), especialmente durante el periodo de la Convención constitucional de California en 1849. Entre las amplias discusiones parlamentarias para la redacción de la Constitución del entonces ya estado estadounidense de California, es de rescatar la entablada sobre la definición de "ciudadano", la cual para los diputados estadounidenses debía estar ligada a la de "blanco", mientras que los diputados californios establecían que:
  • "Mr. Noriega [José Antonio de la Guerra y Noriega] desired that it should be perfectly understood in the first place what is the true significance of the word "white". Many citizens of California have received from nature a very dark skin; nevertheless, there are among them men who have heretofore been allowed to vote, and not only that, but to fill the highest public offices. It would be very unjust to deprive them of the privilege of citizens merely because nature had not made them white. But if, by the word "white" it was intended to exclude the African race, then it was correct and satisfactory".
Citado en Robert F. Heizer y Alan J. Almquist, The Other Californians. Prejudice and Discrimination under Spain, Mexico, and the United States to 1920, Berkeley, University of California Press, reimpresión 1999 (1971), p. 98

miércoles, 7 de enero de 2009

Hacia una historia de las identidades regionales

"El Noreste cuenta con un dudoso mérito: el de haber sufrido en su territorio la mayoría de las guerras internacionales. Con semejante haber, es imaginable que sus habitantes construyeran una imagen del otro como invasor. [...] Hasta el momento no tengo noticia de que se empleara la autodenominación de norteño, tan común en el habla contemporánea. La prensa gubernamental se empeñaba en aplicar la voz nuevoleonés, aunque dudo que se recurriera a ella en el uso diario. En su lugar, aparece la palabra fronterizo. Resulta muy interesante su uso: nos remite a los lindes del país y al mismo tiempo, a la conciencia de ser mexicano. [....] El hecho de que en cada región se fraguara identidades particulares puede ser considerado tanto como un factor a favor o en contra de la construcción nacional pero la existencia misma de la regionalidad va de la mano con la construcción de la nacionalidad".
  • Raúl García Flores, Ser ranchero, católico y fronterizo. La construcción de identidades en el sur de Nuevo León durante la primera mitad del siglo XIX, Ciudad de México, INAH, 2008, pp. 179-180.
"A grandes rasgos, se puede apreciar que la región que hoy denominamos "fronteriza", es decir, la mitad norteña del actual estado de Baja California, nació como un espacio de frontera cultural entre dos conjuntos socioculturales: los indígenas nómadas yumanos y los occidentales novohispanos y californios. De ser frontera de gentilidad, espacio del imaginario católico de la lucha contra el mal, se transformó en espacio imaginario de la lucha de la civilización contra la barbarie. Después se convertirá en el espacio donde se establecería una frontera turneriana, del individualismo que se forja frente a la adversidad del agreste oeste. Así, antes de ser región fronteriza, este espacio fue frontereño: una froma particular de expansión de la civilización occidental".
  • Mario Alberto Magaña, "Baja California-California: ensayo histórico de su conformación de frontera de gentilidad a frontera binacional", en Everardo Garduño, et.al., La frontera interpretada. Procesos culturales en la frontera noroeste de México, Mexicali, UABC / CECUT, 2005, p. 46.