Acerca de mí

Mi foto
Mexicali, Baja California, Mexico
Historiador por la Universidad de Guadalajara y El Colegio de Michoacán, con un breve momento oscuro en El Colegio de la Frontera Norte. Nacido en Durango, criado y creado entre Ensenada, Ameca y Guadalajara, y ahora radico en Mexicali: es decir un jalisquillo fronterizo de origen duranguense, pero no bailo pasito duranguense (mucho menos tribal).

Lo que leo

Miguel León-Portilla, Independencia, Reforma, Revolución ¿y los indios qué?, ciudad de México, Conaculta / UNAM, 2011. [¿Me atreveré? Sigo sin atreverme, lo más probable que sea un mal rato...]

lunes, 30 de marzo de 2009

Las herencias de Antonio Navalón en Tijuana

Siempre me quedé con las ganas de poder realizar un estudio profundo sobre el proyecto cultural Tijuana la tercera nación, no sólo desde la perspectiva del conflicto entre Antonio Navalón y Heriberto Yepez, sino explorar los trastelones de la iniciativa, siempre desde una perspectiva histórica, ya que creo que es una forma de solventar el carácter anecdótico o culturaloso de abordar esa problemática-suceso. Mucho más ahora que el principal protagonista, sin menospreciar a nadie, se ha enfrascado en "apoyar" y "difundir" la importancia de las celebraciones del bicentenario de la Independencia de México, pero que no debemos olvidar que también es la celebración para otros países hispanoamericanos.
Así, cuando empecé a ver anuncios de Navalón y la empresa América 2010, que así se denominan ellos (http://www.bicentenario2010.com/ o http://www.america-2010.com/ ), me empezó a recordar pautas vistas antes de la aparición de Tijuana, la tercera nación, como la agresiva publicidad de Telefónica Movistar en Tijuana durante 2002, y además que también es una filial del Grupo PRISA, y en su página web se puede leer la siguiente joya, en la sección Lo que nos mueve: "La historia no es una reconstrucción del pasado, sino la oportunidad de convertirse en el eje unificador de las naciones iberoamericanas".
A alguien le recuerda a lo de Tijuana la tercera nación o son mis nervios? E incluso, para los historiadores tiene algún sentido semejante expresión?
Pero además, en este seguimiento que he estado haciendo sobre Navalón y su proyecto cultural fronterizo, entre las notas que fui recolectando se conectó con la censura y política de no renovación de contrato de Carmen Aristegui por el Grupo PRISA, siendo que en ese momento, su representante en México era Navalón. Pero luego me llamó la atención, que uno de los proyectos que más "sonaron" para el regreso de Aristegui fue con Radio UNAM, e incluso algunos comentaristas hasta felicitaron a la institución por este proyecto, y luego nada, pero ahora Navalón tiene un programa en TV UNAM!!!! Acompañado del todólogo por excelencia Carlos Monsiváis.
Me pregunto como estudiosos de los grupos humanos en el tiempo: si el proyecto cultural Tijuana la tercera nación era la octava maravilla y el futuro para todos los habitantes de la frontera mexicano-estadounidense, por qué desapareció?, por qué las instituciones involucradas no lo siguieron promoviendo?, por qué ya los artistas no hablan del tema o se ofenden si uno lo toca?, por qué se percibe una sensación de que los chamaquearon y les da pena reconocerlo?
Pero además, frente a la actual situación de estado de excepción que vive Tijuana, con claras violaciones a los derechos ciudadanos y a las libertades individuales, de qué sirvió el proyecto cultural Tijuana, la tercera nación? Si esta ciudad era el ombligo de la globalización cultural, por qué siguen construyendo monumentos al mal gusto como la imitación de las torres de satélite a la entrada de Tijuana desde Tecate, o esta aferración a ser pueblo antiguo o capital con el "zócalo". Ya viera que en Monterrey o en Guadalajara se buscara nombrar zócalo a sus plazas públicas centrales, pero además es querer ignorar la historia local: Tijuana no tiene un acto de fundación colonial, por tanto no se creo con la idea del pueblo de españoles, ni la iglesia católica tenía presencia, ni siquiera física!!!, entonces inventemos la plaza de armas y como ésto es poca cosa, vámonos hasta el zócalo tijuanense!!!! Si fuimos Tijuana, la tercera nación, por qué no Tijuana, la segunda capital mexicana con un zócalo propicio para manifestaciones de AMLO, hasta en un punto radica aquí, no!!!!

No hay comentarios.: