Acerca de mí

Mi foto
Mexicali, Baja California, Mexico
Historiador por la Universidad de Guadalajara y El Colegio de Michoacán, con un breve momento oscuro en El Colegio de la Frontera Norte. Nacido en Durango, criado y creado entre Ensenada, Ameca y Guadalajara, y ahora radico en Mexicali: es decir un jalisquillo fronterizo de origen duranguense, pero no bailo pasito duranguense (mucho menos tribal).

Lo que leo

Miguel León-Portilla, Independencia, Reforma, Revolución ¿y los indios qué?, ciudad de México, Conaculta / UNAM, 2011. [¿Me atreveré? Sigo sin atreverme, lo más probable que sea un mal rato...]

miércoles, 2 de junio de 2010

De vacas sagradas a "replicantes"


Recién Lorenia escribe sobre los académicos que se crean y crian una trayectoria y cuando obtienen alguna fama (merecida o no), ya no regresan al trabajo de campo y/o archivo, y siguen reinterpretando sus entrevistas-búsquedas de hace 20 o 30 años, (cuántos nombre se me vienen a la mente!!!) cuando si creían en ensuciarse las manos y los zapatos, entonces no de marca. Eso me recordó mis años de estudiante en Guadalajara, cuando discutíamos por los pasillos de la entonces Facultad de Filosofía y Letras, que era y como se comportaba una "vaca sagrada". De las cuales, recuerdo a muchos y muchas, pero en algún congreso un investigador felicitó a un destacado historiador diciéndole que era una "vaca sagrada", pero de las que si seguían trabajando y no solo rumiando el mismo alimento (que era la característica que todos coincidíamos que era la principal, luego le seguía la soberbia y la prepotencia). De ahí en adelante, cuando hablo de "vacas sagradas", lo hago en el sentido positivo, pero siempre me quedaba la duda de que en el medio que me formé o deformé, la expresión tenía un caracter negativo, especialmente para aquellos historiadores que alcanzaban más que fama, poder en el ámbito académico y/o universitario, aunque su obra fuera escasa y altamente redigerida, y desde ahí se atrevían (y atreven) a decían quién está bien o mal, exigir definiciones absolutas, y prohibir la exploración sobre sus cotos de caza.

Hoy en la mañana después de una noche placentera gracias a un muy buen coctel de sedantes, me desperté y en la televisión estaba un episodio de Stargate Atlantis, en el cual los "heroes" luchan contra un planeta de "replicantes". Estos son una especie de robots avanzados que se reproducen por si mismos, y que sus líderes tienen el objetivo de someter a sus creadores (los Antiguos) y a las demás especies, siempre buscando parecerce lo más posible a los seres humanos y reproduciendo las sociedades humanas u humanoides, según el caso. Entonces, pensé que en realidad existen Replicantes entre los académicos, seres que en realidad nunca han sido, ni serán originales, pero alcanzaron acceso a la tecnología y a la información, y con base en la multiplicación de unidades básicas simulan conocimiento, nuevo y así se la viven recolocando y reacomodando sus fichas, para hacer como que crean nuevas aportaciones. Además que todos los líderes replicantes de Stargate SG1 y Stargate Atlantis padecen de una megalomanía infinita, y me sigo absteniendo de decir nombres, pero en mi mente desfilan como marcha de las letras... Así como en la serie encontraron una arma propicia contra los replicantes que les impide reagruparse y seguir reproduciendo, así esperemos que la crítica y el trabajo profesional de las nuevas generaciones encuentre el instrumento para hacer evidente a los Replicantes académicos.

1 comentario:

Muchacho Mostacho dijo...

!Con este post acaba de hacer un homerun, Dr. Magaña!

Por cierto, tengo que decirle personalmente, cuando lo visite al Cic-Museo, un comentario que me hizo alguien que va que vuela para vaca-sagrada.