Acerca de mí

Mi foto
Mexicali, Baja California, Mexico
Historiador por la Universidad de Guadalajara y El Colegio de Michoacán, con un breve momento oscuro en El Colegio de la Frontera Norte. Nacido en Durango, criado y creado entre Ensenada, Ameca y Guadalajara, y ahora radico en Mexicali: es decir un jalisquillo fronterizo de origen duranguense, pero no bailo pasito duranguense (mucho menos tribal).

Lo que leo

Miguel León-Portilla, Independencia, Reforma, Revolución ¿y los indios qué?, ciudad de México, Conaculta / UNAM, 2011. [¿Me atreveré? Sigo sin atreverme, lo más probable que sea un mal rato...]

lunes, 13 de febrero de 2012

¿Y Calderón cuando se va?

Después del año que se le otorgó en beneficio de la duda a Felipe Calderón cada vez es más dificil de escucharlo, cada vez se ve y escucha más solo, en ciertos momentos parecería el loco que habla para sí mismo pensando en una multitud de seguidores. Hacia la mitad del sexenio le comentaba a un colega mexicano radicado en California que el de Calderón era el sexenio corto, que a los dos o tres años todo mundo ya estaba esperando que se acabara... En 2005 me pareció indignante cuando nos enteramos de que Fox ya había bajado la cortina y cerrado el changarro un año antes de terminar su sexenio, hoy cada vez creo que es preferible... ¿Por qué Calderón no se dedica a buscar casa en el extranjero?, a seleccionar escuelas para sus hijos en Irlanda, Escocia o Sudáfrica, pero que ya nos deje descansar de sus declaraciones, pero sobre todo de sus seudo actos histórico-performativos, como cuando se subió al caballo blanco en la conmemoración de la llamada Marcha de la Lealtad, tratando de imitar (que no emular) a Francisco I Madero... Son más que patéticas las escenas... ¿Qué nadie lo estima lo suficiente como para aconsejarlo?, ¿o acaso nadie se atreve?, ¿o a nadie escucha? Bueno eso es evidente ante las críticas a su estrategia de guerra contra el crimen organizado, su respuesta siempre es la misma..."¡Por qué me piden que no hiciera nada!", cuando la crítica es a cómo y con quién lo ha hecho, no a que no lo hiciera, en fin... ¿Cuándo nos dejará descansar?, de todos modos va a pasar a ser uno de los presidentes con una carga negativa en su imagen, que mejor dedique sus esfuerzos a proteger a su familia de lo que viene y encontrar un discreto y confortable refugio para su exilio temporal, y a los mexicanos nos deje descansar unos meses antes de tener que soportar al nuevo elegido(a) de los dioses(as), que por lo que se ve mejor deberíamos elegir a un burro (uno real de orejas) que seguir engañandonos de que "elegimos" a la "mejor opción"...

2 comentarios:

Muchacho Mostacho dijo...

La figura presidencial careció de legitimidad, precisamente, desde Madero. Al parecer ha sido el único presidente elegido democraticamente, y en este país, no nos quejamos de él, porque lo mataron. Me da la impresión que Calderón será como Gustavo Díaz Ordaz, no por la militarización ni las masacres, si no por la conducta de megalómano que jamás admitirá sus errores. En el futuro, un Calderón anciano y con lagunas mentales por el alcoholismo, se va a quejar de la sociedad mexicana que consumirá drogas libremente. Felipe no admitirá que se equivocó, ni que los miles de muertos de su sexenio se pudieron haber evitado cediendo un poquito y legalizando la producción, distribución, consumo e intercambio de drogas. En ese sentido, el otro presidente que al parecer fue elegido con democracia y beneplácito de los electores, al menos durante los primeros minutos de su periodo presidencial, fue Fox -tal y como señalas de que a los cinco años, cerró el changarro. El empresario del Bajío viene a ocupar el papel de los locos de las cortes europeas, el bufón-loco que de tantas locuras y tonterías dichas, eventualmente dice algo sensato.

Esperemos que esta no sea la misma historia de nuestro otro Felipe...

Mario Alberto Magaña Mancillas dijo...

Uno de los mayores defectos del neopanismo o del priismo empanisado, es que juran que junto con la elección democrática, Dios los unge de omnisapienza automática. Si ganaste democráticamente ya no te puedes equivocar, lo que ha creado a estos dos engendros (Fox y Calderón), pero también a una cohorte de funcionarios que por ósmosis parten del mismo principio, y con ello una serie de políticas públicas estan por la calle de la estupidez... Lo lamentable es que todos en la administración calderonista saben del error, pero prefieren cobrar seis años que enfrentar al presidente, que a fin de cuentas es el titular del poder ejecutivo, es decir el funcionario-líder, nada más, o como le dijera mi padre a un funcionario: "eres gato, de angora, pero eres un gato..."