Acerca de mí

Mi foto
Mexicali, Baja California, Mexico
Historiador por la Universidad de Guadalajara y El Colegio de Michoacán, con un breve momento oscuro en El Colegio de la Frontera Norte. Nacido en Durango, criado y creado entre Ensenada, Ameca y Guadalajara, y ahora radico en Mexicali: es decir un jalisquillo fronterizo de origen duranguense, pero no bailo pasito duranguense (mucho menos tribal).

Lo que leo

Miguel León-Portilla, Independencia, Reforma, Revolución ¿y los indios qué?, ciudad de México, Conaculta / UNAM, 2011. [¿Me atreveré? Sigo sin atreverme, lo más probable que sea un mal rato...]

lunes, 4 de enero de 2010

Inicios y continuaciones


Esta es la primera vez en muchos años, desde que tengo memoria, que el inicio del año natural resulta más significatnte que el inicio de mis años de vida. Como seguidor de las monarquías de antiguo régimen, considero que mi tiempo se divide en mis años de vida como los reyes antiguos y no en fechas modernizadas, así voy a la mitad del año 46 de la era de Mario Alberto el magno, pero debo reconocer que 2009 fue muy importante desde sus inicios con la obtención de mi grado de doitor en Ciencias Sociales, entre otras muchas cosas, así como con mis amistades, mi familia, mi patrimonio, y parecería que el 2010 también pinta excelente, tanto que me da cosa... Hoy voy a enviar de regreso las galeras de mi tesis doctoral para que ya pasen a la fase final del proceso de edición, así que pronto la podremos ver publicada, y sin modestias falsas realmente estoy contento con lo que se logró realizar gracias a la ayuda de mis sinodales, pero sobre todo de Chantal, en fin... Pero también a mis aportaciones a diferentes estudios sobre el pasado bajacalifornianos, ahora creo que debo empezar a escribir muchas de las ideas que siguen deambulando por mi cerebro, antes que el alemán no se me aparte en ningún momento... A todos les deseo un feliz nuevo año natural y que a todos este año del bicentenario (el centenario no me interesa tanto) también nos traiga un buen y feliz amor de madrugada, y si es posible uno de tiempo completo, es decir de ocho horas diarias... Abrazos reales o mejor imperiales, de una vez, si hubo un Agustín I, que no pueda haber un Mario Alberto I...

1 comentario:

Muchacho Mostacho dijo...

Felicidades a usted, Dr. Magaña. Tengo el deseo de seguir compartiendo y aprendiendo de usted lo que resta del año. ¿Si me da chance?

Saludos, desde el DF.