Acerca de mí

Mi foto
Mexicali, Baja California, Mexico
Historiador por la Universidad de Guadalajara y El Colegio de Michoacán, con un breve momento oscuro en El Colegio de la Frontera Norte. Nacido en Durango, criado y creado entre Ensenada, Ameca y Guadalajara, y ahora radico en Mexicali: es decir un jalisquillo fronterizo de origen duranguense, pero no bailo pasito duranguense (mucho menos tribal).

Lo que leo

Miguel León-Portilla, Independencia, Reforma, Revolución ¿y los indios qué?, ciudad de México, Conaculta / UNAM, 2011. [¿Me atreveré? Sigo sin atreverme, lo más probable que sea un mal rato...]

martes, 14 de agosto de 2012

Reflexiones de inicio de semestre


Este es mi ciclo 49, pronto cumpliré 50 y me acaban de decir que si soy revolucionario, que si me opongo al gobierno, me lo dijo la encargada de una planchaduría, por mi colección de camisas de manta... No importa que antes vivía en la Colonia Nueva, a una cuadra de la casa del gobernador y a cuatro casas del actual presidente municipal, y ahora vivo en el Fovisste de L. Montejano, y manejo un Aveo de agencia, por las camisas hablará el espíritu... Como quisiera realmente ser revolucionario y mandar a más de cuatro a visitar a su más anciana de su casa o mandar al diablo tanto trámite burocrático pedestre que "debemos" cumplir por los indicadores, los cuales sólo le sirven a los funcionarios para decir que "estamos trabajando", que "tenemos presencia"... Los académicos construimos de la nada los indicadores y ellos disfrutan de compensaciones, equipamientos y reconocimientos a "nuestra labor"... Sigo preguntándome si vale la pena...

2 comentarios:

Muchacho Mostacho dijo...

La casa de mi familia paterna esta justo detrás de la casa del gobernador, por la calle Pastor Ramos. Yo nací en esta cuadra, los perros de Xicoténcatl Leyva nos atacaron a mi mamá y a mí, cuando yo iba en carreola. Durante toda mi infancia crecí muy cercano al poder. En efecto, la Colonia Nueva ya no es la misma. Me he llevado tantas decepciones al ver como chilangos y chinolas ocupan las residencias de lo que fuera las viejas familias de Mexicali. Y son esos mismos chilangos y chinolas los que hacen toda esta simulación con los indicadores de nuestra Universidad. La simulación empieza por los administrativos y los funcionarios quienes deberían quedar en último término, los académicos vamos primero. Los simuladores envidian profundamente a los académicos. Pobrecitos, no conciben la labor de investigación como una cosa desinteresada. Para conocer tienen que ganar algo de dinero. La verdadera maldición fue cuando llegaron los economistas a la Colonia Nueva. Mi mundo se derrumbó y ahora soy un empleado universitario que alguna vez soñó con el poder bajacaliforniano.

Mario Alberto Magaña Mancillas dijo...

Cada vez más las cosas son tan pedrestres que dan ganas de mejor poner un puesto de tacos de pescado y creo que ganaría más, o por lo menos no haría tantos corajes o quedarme con impotencia de poder decirles sus verdades... La Padillización no sólo fue la toma de la universidad por un grupo familiar, sino la elevación de la mediocridad en el ámbito universitario, donde lo que importa son los padrinazgos, compadrazgos y similares, y no la capacidad... Pero lo bueno es que todavía hay zonas de refugio, que debemos defender...