Acerca de mí

Mi foto
Mexicali, Baja California, Mexico
Historiador por la Universidad de Guadalajara y El Colegio de Michoacán, con un breve momento oscuro en El Colegio de la Frontera Norte. Nacido en Durango, criado y creado entre Ensenada, Ameca y Guadalajara, y ahora radico en Mexicali: es decir un jalisquillo fronterizo de origen duranguense, pero no bailo pasito duranguense (mucho menos tribal).

Lo que leo

Miguel León-Portilla, Independencia, Reforma, Revolución ¿y los indios qué?, ciudad de México, Conaculta / UNAM, 2011. [¿Me atreveré? Sigo sin atreverme, lo más probable que sea un mal rato...]

miércoles, 8 de agosto de 2012

De regreso a la cotidianidad


Después de haber estado un mes de estancia de investigación en el Centro de Estudios Históricos del Colegio de Michoacán, y de haber consultado el Archivo Histórico de la Provincia Franciscana de Michoacán, en Celaya, Guanajuato, y de haber pasado unos días en Querétaro para conocer el Instituto Dominico de Investigaciones Históricas, y luego de pasar mi cumpleaños en Acapulco con mi hermano Héctor, al fin estoy en mi casa cachanilla, y hoy estamos a 47 grados, inicia el semestre, se debió seleccionar a los aspirantes del Doctorado, debo presentarme con los estudiantes de la Maestría e iniciar mi curso en la Licenciatura, además debo terminar una ponencia sobre la epidemia de sarampión de 1804-1806 en el noroeste novohispano, un artículo sobre el método misional de Verger de 1772, ser presidente de un examen de la Maestría en Estudios de Población del Colef, y están por vencerse los recibos del cable, luz, internet, además debo lavar la ropa sucia (la real, no matáfora)... Y me pregunto por qué no me quedé en Zamora o Celaya... Debo retomar la revista Culturales que he dejado un tanto al lado, pero como retomarla si tengo un cerro de expedientes del AGN que Beto me consiguió sobre el nuevo método misional solicitado por Bucareli... Sumergirme en expedientes coloniales o en trámites editoriales, explorar el pensamiento político-religiosos de fines del siglo XVIII o dar clases sobre métodos cuantitativos en la Historia, aportar conocimiento sobre la historia colonial del septentrión novohispano o avanzar en los trámites burocráticos de los cuerpos y publicaciones académicas... A veces me pregunto si vale la pena...

No hay comentarios.: